Blog – Hablando de Ahorros

Autor:
Fermin Vivanco, Especialista Sr. FOMIN
8 de Julio, 2015

El argumento es más o menos así: "La mayoría de las personas en los países en desarrollo tienen teléfonos móviles, por lo tanto podrían usar sus móviles para acceder a servicios financieros inclusivos".

Parece algo lógico. Y para algunos incluso emocionante. Hay quien está pensando que, con el tiempo, los “mobile apps” harán obsoletos a los bancos. Desde hace algún tiempo varias páginas web de programas como Better than Cash, Alliance for Financial Inclusion, Financial Access Initiative, Mobile Money Money for the Unbanked rinden ya homenaje a los servicios financieros móviles con fotos de emprendedores con un teléfono móvil y una sonrisa. Las fotos impactan, pero ¿Qué significan? ¿Cuál es exactamente el efecto positivo de usar un teléfono móvil para los servicios financieros?

Autor:
Rebecca Rouse, Coordinadora del Programa de Remesas y Ahorros
4 de Junio, 2015

La mayoría de practicantes coinciden en que la volatilidad de los ingresos de muchos hogares de bajos recursos puede ser una barrera para la reducción de la pobreza, que impacta desde la seguridad alimentaria hasta la acumulación de activos. En América Latina y el Caribe, existen dos métodos comunes para transferir recursos enfocados en aliviar dicha volatilidad de ingresos entre  las familias más necesitadas: las transferencias condicionadas y las remesas familiares. Las transferencias condicionadas que otorga el gobierno son regulares y previsibles. Las encuestas de migrantes sugieren que las remesas familiares también son previsibles. En una encuesta realizada por el FOMIN en 2013 sobre migrantes latinoamericanos en los Estados Unidos, los encuestados reportaron enviar un promedio de US$212 por transferencia, efectuando un promedio de 13 transferencias al año. Sin embargo, este promedio no  revela  el escenario completo. Recientes investigaciones cualitativas indican que a nivel de hogar, las transferencias de remesas familiares podrían ser en la realidad más volátiles y desiguales de lo que reflejan los promedios de encuestas de gran escala. 

Autor:
Andrea Reyes, Coordinadora del Programa ProAhorros
27 de Mayo, 2015

En recientes conversaciones con algunos colegas ha salido nuevamente el tema de la inclusión financiera de los grupos de ahorro, lo cual me hace retomar el blog que escribí hace ya dos años, después de la conferencia de grupos de ahorro que se llevó a cabo en Arlington, Virginia. Como lo comentaba en ese momento, desde el Fomin hemos venido apoyando varios proyectos con grupos en diferentes países de la región y recientemente en El Salvador, Guatemala y Colombia, los cuales incluyen actividades de generación de ingresos e inclusión financiera.

Si tomamos como ejemplo el proyecto de grupos de ahorro en Colombia[1], en el cual en promedio un grupo conformado por 15 personas moviliza US$11.400 en ahorros y US$4.900 en créditos durante un año, montos que desde mi experiencia de trabajo con poblaciones de bajos ingresos considero son significativos, uniendo los miles de grupos que existen en Colombia y en general en la región, estamos hablando de cifras bastante atractivas. Entonces, ¿Por qué decir que queremos la inclusión financiera de los grupos de ahorro y crédito?  ¿No es esto un verdadero ejemplo de inclusión financiera?

Autor:
6 de Mayo, 2015

Foto: Rebecca Rouse

¿Cuándo fue la última vez que tu banco te dijo cuánto valora tu tiempo? Aun mejor, ¿Cuándo fue la última vez que te lo demostraron? Para la mayoría de nosotros, el esperar  haciendo fila es una tarea cotidiana en nuestras vidas. ¿Para solicitar un crédito? Haga fila. ¿Recoger una remesa? Ahí está la fila. ¿Verdad que sí? No necesariamente.

La semana pasada en la ciudad de Luque en Paraguay, tuve la oportunidad de visitar un nuevo modelo de sucursal bancaria que se ha propuesto reinventar la experiencia del cliente. La sucursal es de Visión Banco, una de las entidades beneficiarias del Programa de Remesas y Ahorros del FOMIN. Visión Banco está lanzando sucursales modernizadas que hacen uso de un espacio físico y de tecnología para agilizar las transacciones y asegurarse de que los clientes obtengan lo que necesitan, sin problemas.

Autor:
Andrea Reyes, Coordinadora del Programa ProAhorros
6 de Mayo, 2015

La reciente publicación de las memorias del coloquio “Herramientas Efectivas para el Ahorro Inclusivo en América Latina y el Caribe” que realizamos en noviembre de 2014 en el marco del programa ProAhorros, me dejo pensando que a pesar de haber logrado la implementación de varias experiencias de ahorro inclusivo en diferentes países de la región, seguimos encontrando que quienes viven en las zonas más alejadas aún tienen como barrera el costo de desplazamiento para cumplir con sus metas de ahorro. Si bien desde el programa ProAhorros hemos contribuido y motivado para que las personas beneficiarias de transferencias condicionadas ahorren de manera formal,  algo que no hacían antes, me pregunto, ¿Cuál es la solución para quienes aún encuentran el ahorro formal muy costoso?

Autor:
Fermin Vivanco, Especialista Sr. FOMIN
5 de Mayo, 2015

Photo: Javier Davila, breakwaybackpacker

La tecnología puede complementar una buena relación con el cliente, pero no sustituirla

La relación con los clientes es una clave en los modelos de negocio de inclusión financiera. Hay un riesgo de empobrecimiento de esa relación si se canaliza sólo a través de medios electrónicos.

El FOMIN está iniciando en Paraguay la evaluación del proyecto Tigo Money: Servicios Financieros Móviles Última Milla, precisamente el primero dentro del programa Tecnologías para la Inclusión Financiera (TEC-IN) que ha llegado a su fin. Entre otras cosas, la evaluación nos ayudará a entender mejor la experiencia de los clientes solicitando crédito desde el teléfono móvil con el producto Credicélula. Es un producto estrella de las entidades ganadoras del Premio Interamericano a las Finanzas Digitales 2014 (Tigo Paraguay), y de uno de los premios Beyond Banking en 2015 (Banco Familiar), ambos del BID. Con Credicélula los clientes solicitan crédito directamente desde su celular, sin contacto con un oficial de crédito y sin visita del oficial de crédito al negocio.

Páginas